Sorui

El uso intensivo de vasos plásticos desechables implica un gran problema ambiental. Luego de ser usados por única vez, se desechan y perduran por cientos de años convirtiéndose en peligrosos agentes contaminantes que afectan seriamente las costas, los mares, los suelos y los organismos que viven en ellos.

Ante ésto, Jerónimo está desarrollando Sorui: una máquina que produce vasos a partir de fibras de algas que se degradan completa y rápidamente unas pocas semanas tras ser desechados, e incluso son ingeribles. Estos pueden simplemente dejarse en la tierra donde han de servir como abono, brindando nutrientes orgánicos al suelo al descomponerse.